¿Cómo es el lugar en el que te gustaría trabajar?

Es frecuente encontrar opiniones acerca de la dificultad que entraña hoy en día retener el talento en la empresa. A nadie escapa que en la concepción moderna de empresa el activo humano es uno de los más importantes y, por tanto, mantener dentro de la organización a los trabajadores talentosos, de cualquier nivel jerárquico, es unos de sus problemas.

google-irlanda
Una de las oficinas de Google en Dublín, Irlanda.

¿Qué argumentos puede ofrecer una empresa para que sus trabajadores ni siquiera se planteen buscar otras opciones?

¿Un buen sueldo? ¿Cuál es ese sueldo que será capaz de retener al trabajador? ¿Realmente es lo único importante? ¿Un gran sueldo en un ambiente insatisfactorio será suficiente?

Un puesto de trabajo agradable, cómodo, con música de fondo y sonrisas en los rostros. ¿Utopía?, tal vez, pero si se preguntara a los trabajadores, seguramente no sería tan difícil llegar a un punto lo suficientemente confortable para sentirse a gusto en él.

De todos modos, esto dependerá mucho del tipo de trabajo y del lugar donde nos encontremos. Un programador informático no tiene nada que ver con un encofrador, ni éstos con un tornero.

Con semejantes diferencias, ¿se podría conseguir?

Aparentemente, en una oficina sería más sencillo. Las paredes en color o colores, plantas o flores en lugares estratégicos, o en los puestos individuales, música de fondo, temperatura adecuada, mobiliario ergonómico… Son muchos los factores que pueden hacer de una oficina un lugar más “acogedor”.

Otra de las oficinas de Google en Londres.
Otra de las oficinas de Google en Londres.

Pero, ¿cómo hacer que una nave industrial sea el lugar ideal para trabajar? Cabría preguntarse hasta qué punto es necesario que un lugar donde no hace falta altura tenga los techos a seis o más metros,  o por qué dentro no se sabe si es de día o de noche. También es difícil que el lugar ideal de trabajo sea una nevera en invierno…

Parece que se puede trabajar un poco más en hacer del lugar de trabajo algo más deseable, un sitio donde no sea un castigo acudir cada día. ¿Qué beneficios podrían obtenerse de ello?

Hemos empezado pensando en retener el talento pero, puestos más ergonómicos redundan en menos bajas laborales. Cuando se trabaja a gusto, está comprobado que el rendimiento es mayor, el absentismo disminuye, y la conflictividad laboral también.

Así pues, ¿por qué no invertir en hacer el trabajo más accesible al sentimiento de las personas? Un lugar limpio, con colores agradable, temperatura adecuada, unas plantas o flores, unos cuadros, fotografías, vestuarios limpios y amplios… no es tanto realmente.

Por Javier Lalana

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s